Conéctate

Alianza Atlético

¿Dios… quién nos salva de esta?

Cuando el fútbol colectivo y las ideas no fluyen dentro del campo, el amor propio hacia la camiseta que defiendes sale a relucir, pero otra vez nos topamos con la misma historia de siempre. Perdimos 1-3 con Sport Huancayo.

Ni el inclemente sol, que hacía recordar a la época dorada de Alianza Atlético cuando jugaba en el horno del “Campeones del 36” y ni el gol de penal de Roberto Malingas Jiménez fueron suficientes para quedarnos con los tres puntos.

Rivadeneyra, durante todo el partido evitó que la vergüenza sea mayor, pero el equipo ultra conservador que planteó Miranda no funcionaba. Un solo delantero, cuando juegas de local, es sólo la muestra de las limitaciones de un equipo que va camino a la baja.

Correa se contagió del resto de sus compañeros y sólo trascendió en la jugada del penal que le cometieron. El resto del plantel sigue sin encontrar la fórmula y si no se hacen cambios rápidamente el abismo será nuestro destino.

Los 191 hinchas pagantes, que prefirieron ver al equipo de sus amores que la final de la Copa Confederaciones entre Alemania y Chiles, nuevamente se fueron con la bronca y algunos con lágrimas en los ojos al ver que el otrora Vendaval del Norte dejó de soplar en su cancha.

En horas de la noche corrió el rumor que Miranda había renunciado, pero será Lander Aleman quien decida la continuidad del entrenador.

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Alianza Atlético